lunes, 26 de octubre de 2015

Ciclo Cuentos Solidarios: El erizo Pizo

Comienza un nuevo curso y queremos compartir con vosotros nuestras historias y actividades, por eso hoy vamos a iniciar un ciclo titulado Cuentos Solidarios. En esta sección iremos descubriendo uno a uno los cuentos con moraleja escritos por nuestros voluntarios más imaginativos. Recordad, que algunos de ellos han sido publicados y os los podéis llevar a casa por sólo 3€. Otros sin embargo, sólo podéis disfrutarlos en directo si asistís a nuestras sesiones de cuentacuentos. Vamos a comenzar con un cuento que tiene un rinconcito especial en nuestro corazón, ya que fue el primero que se editó allá por el 2006, se trata de El erizo Pizo.   

Descripción: El simpático erizo Pizo, en un viaje en busca de nuevos amigos, descubrirá que ser diferente puede causar rechazo o incomodidad a los otros, pero que no deben convertirse en obstáculo para que surja la amistad.
Texto: Soledad Carcelén Gandía
Ilustraciones: Patricia Carcelén Marco 
Año edición: 1ª Edición 2006, 2ª Edición 2009
Edad recomendada: Todos los públicos
Cuentacuentos: Teatro de marionetas (40')
Valores: Solidaridad, amistad, iniciativa, inclusión.

Aunque  el cuento no se edita hasta 2006, El erizo Pizo lleva en escena desde 2000, año en el que el ayuntamiento de Albacete solicita a Maná la realización de un proyecto de educación en valores, titulado EDUCACIÓN PARA LA SOLIDARIDAD, que en sólo 6 meses (de octubre de 2000 a marzo de 2001) concentró 90 actividades en 18 colegios lo que permitió llegar a 2.900 alumnos  

Pizo y sus amigos han viajado a  Soria, Cáceres, Alicante, Murcia, Valencia, Portugal y hasta Marruecos, con los alumnos de Magisterio de la escuela de Albacete. Este cuento además de en  Español, se ha puesto en escena en la Escuela Oficial de Idiomas en inglés e Italiano. 

En 2003 Pizo sufrió un accidente, al encenderse un foco de gran potencia en la bolsa donde viajaba  hacia Barrax para la celebración del Encuentro de Verano, quemándosele una de sus patas. Años más tarde la madre de una de nuestras voluntarias, Reme, le hace unas botas de lana que ocultan la quemadura de Pizo.  

Con la venta inicial de este cuento Maná apoyó a en sus estudios a 15 jóvenes de Monzambique. Actualmente tanto con la venta del cuento, como con el dinero que se obtiene de las representaciones del mismo, Maná continúa apoyando proyectos relacionados con la educación.